Etiquetado como: Venta de productos de limpieza

Venta de productos de limpieza

Desinfección de tu negocio

Las nuevas medidas de la actualidad han hecho que la venta de productos de limpieza estén en pleno apogeo. Por ello podrás tener tu negocio siempre desinfectado y adaptado para tu actividad esencial. Si estás preguntándote cómo desinfectar tu negocio debes de acudir a profesionales como los de Diplorim.

Así el trabajo será de lo más seguro si limpias y desinfectar cualquier lugar de trabajo. Especialmente tienes que llevarlo a cabo en las zonas comunes y las superficies de trabajo compartidas entre varios.

Para hacer frente a esta tarea de desinfección y limpieza deberás de tener siempre en cuenta los distintos espacios y las zonas, así como también la organización de la limpieza. Puedes realizar un cronograma de limpieza y desinfectar las zonas después de la llegada de cada uno de los clientes.

Consejos de limpieza y desinfección.

  1. Reforzar la limpieza en todas las estancias. Habrá que reforzar las tareas de limpieza en las distintas estancias de la empresa, especialmente las superficies que hayan tocado los clientes. Habrá que prestar atención a las ventanas, pomos de puertas y aparatos que sean utilizados por los distintos empleados.
  2. Utilizar desinfectantes aprobados. La venta de productos de limpieza con Diplorim está asegurada. Podrás contar la desinfección más eficiente contra el Covid-19.
  3. Proteger al personal de limpieza. Los profesionales deberán de realizar todas las tareas de limpieza y desinfección con mascarillas y guantes de un solo uso. Para poder finalizar de forma segura cada una de las acciones de limpieza habrá que lavarse los guantes y mascarilla con agua y jabón.

Organiza todo para poder llevar a cabo la mejor desinfección de tu negocio y así poder proporcionar un espacio seguro tanto para tus clientes como para el resto de los trabajadores. Así podrás garantizar un servicio efectivo. Apuesta por una buena protección frente al Covid-19.

¿Lejía o amoniaco?

Cada día utilizamos para la limpieza de nuestro hogar toda una serie de elementos. Pero, ¿realmente estamos utilizándolos bien? Expertos en la venta de productos de limpieza como Diprolim afirman que que hay que conocer no solo el tipo de superficie al que nos estamos enfrentando, también cómo lo aplicaremos.

La lejía y el amoniaco son dos de los líquidos más usados para dar a nuestra casa un aire desinfectado. En muchas ocasiones no sabemos en qué se diferencian y cuál es el mejor para limpiar.

¿Lejía o amoniaco?

La primera se utiliza básicamente como desinfectante. Por su lado, la segunda tiene un carácter desengrasante bastante fuerte. La lejía se utiliza para cualquier tipo de superficie que no vaya a entrar en contacto con los alimentos como por ejemplo electrodomésticos, baños o armarios. También acaba con las manchas en la ropa blanca. El amoniaco, a su vez, actúa en aquellos lugares de uso diario como por ejemplo las lámparas, puertas, ventanas, escaleras…

Ambos se utilizan una vez que se encuentren diluidos en agua y nunca de forma conjunta. La Cloramina, sustancia obtenida a partir de la mezcla entre agua y amoniaco, es altamente tóxica. Sus consecuencias son la irritación de ojos y pulmones.

En cuanto a su elección, dependerá del tipo de superficie y el gusto de quien realice la limpieza. Especialistas en la venta de productos de limpieza como Diplorim afirman que la lejía tiene un poder potente ya que se encarga de desinfectar y limpiar cualquier tipo de superficie.

Lo importante es que aquellos productos que utilices en tu hogar sean siempre fiables, ya que pueden ser altamente perjudiciales para la salud si tienen una dudosa calidad o son mal utilizados. No te expongas a mezclas químicas que podrían traer malas consecuencias a largo plazo. Confía en los expertos.