Etiquetado como: alquiler de grúas

Alquiler de grúas pluma: todas sus aplicaciones

El alquiler de grúas en Sevilla es habitual para poder realizar trabajos de que de otra forma serían inalcanzables. Grúas Torre del Oro cuenta con todo tipo de grúas a tu disposición para que puedas utilizarla en cualquier proyecto. Las grúas pluma son unos vehículos caracterizados por la posibilidad de elevarse extendiendo un brazo hidráulico al cual se enganchan distintos elementos.

Una de las situaciones más habituales para contratar este servicio es la construcción de una vivienda, un bloque o una nave industrial. Las grúas pluma son imprescindible para poder transportar al tejado sacos, colocar tuberías en zonas altas o montar vigas de acero.

Este tipo de grúas pueden alcanzar hasta los 25 metros de altura para colocar cualquier tipo de material. Tienen una capacidad de carga máxima de 20 toneladas, siendo posible su utilización par gran cantidad de proyectos.

También son de lo más útiles a la hora de realizar trabajos de jardinería. Tanto para su transporte como poda será imprescindibles si queremos realizar un gran trabajo. Otro de los ámbitos en los que se utilizan son dentro del sector portuario, permiten distribuir la mercancía en las dársenas.

Su actuación es de lo más importante en accidentes de tráfico en los que hay que realizar rescate de vehículos. En muchas ocasiones se encuentran en zonas donde es difícil acceder, por lo que necesitan un método alternativo al remolque para poder recuperarlos. Con el uso de las grúas pluma se puede recuperar el vehículo sin causar daños mayores.

El alquiler de este tipo de grúas es de lo más común. Como ya has podido ver, son tantas sus alternativas que actualmente es uno de los tipos de grúa más utilizada. En el día a día de cualquier empresa de construcción o jardinería es más que necesario contar con ella. El alquiler de grúas en Sevilla con las mejores condiciones es posible.

Consejos para evitar ir al mecánico

Todos tenemos miedo a que nuestro coche sufra algún tipo de avería. En muchas ocasiones esto se traduce en la necesidad de un servicio de grúas en Sevilla y posteriormente el pago de una cantidad de dinero para su arreglo.

Para evitar que nuestro vehículo tenga que pasar por manos del mecánico profesionales del sector como los de Grúas Torre del Oro aconsejan realizar los siguientes pasos:

  • Respeta los periodos de mantenimiento. Elementos como el aceite del motor, líquido de frenos, filtros… tienen una fecha de caducidad. Por ello debes estar atento para poder realizar los cambios y limpiezas pertinentes. Si no controlar el aceite el funcionamiento de tu motor no irá del todo bien por lo que la vida útil de éste se reducirá considerablemente.
  • Pisar solo el embrague y el freno cuando sea estrictamente necesario. Cada vez que usamos estos pedales los estamos desgastando por lo que se aconseja pisar el embrague solo cuando vayas a cambiar de marcha. Tampoco debemos usarlo para apoyar el pie en lugar de hacerlo en el reposapiés ni pisarlo a fondo para soltarlo rápidamente.
  • Deja descansar al turbo. No pares el motor de forma brusca una vez que hayas llegado a tu destino. Espera al menos 30 segundos para reposar el turbo y por tanto que baje la temperatura de la turbina.
  • No revoluciones tu coche si no es necesario. Llevarlo demasiado revolucionado es tan malo como hacerlo bajo de vueltas. Todo ello contribuye a que se acumule carboncilla en el depósito. Se recomienda por lo tanto realizar periodos de carretera que sean a un régimen alto y velocidad fija.
  • No abuses del freno. Para reducir la velocidad no siempre necesitas utilizar el freno. Reducir las marchas con el fin de cambiar la velocidad del vehículo hará que la vida de tus discos sea mucho más larga. Así como de las pastillas y líquido de frenos. Para evitar frenar brucamente es recomendable tener una conducción que se anticipe a los movimientos.
  •  No revoluciones el motor en frío. Durante los primeros minutos de arranque del coche es necesario conducir suavemente. Esto asegura que el motor tiene la temperatura adecuada para que el aceite lubrique de forma correcta.
  • No apures el combustible hasta la reserva. Cuando lo dejamos que llegue al límite entramos en riesgo de que se creen burbujas de aire en el motor que hagan más compleja la refrigeración. Lo cual unido a una posible absorción de sedimentos puede provocar una avería y tener que acudir al servicio de grúas en Sevilla.
  • No maltrates al neumático ni descuides la presión de éstos. Cuando las ruedas tienen presión baja se favorece al desgaste irregular de las mismas. Esto puede no solo resultar peligroso, también un fastidio a la hora de un mayor consumo de combustible. Por ello será más que necesario echar un ojo a la presión de las ruedas antes de irnos de viaje.
  • No realizarás un uso inadecuado de la caja de cambios. Cuando utilizas una marcha que no es la que se corresponde, el coche pierde fuerza. Lo que ocurre es que la caja de cambios se está rompiendo poco a poco. Tampoco es bueno llevar la mano puesta en la palanca de marchas.
  • Atento a la velocidad en los resaltos. Cuando pasamos por una elevación rápidamente nuestros neumáticos y amortiguadores se someten a un esfuerzo prácticamente innecesario. Si no tenemos cuidado los componentes de la suspensión acabarán en malas condiciones.