¿Conoces las seguiriyas?

¿Conoces algún palo del flamenco? Este género musical ha enamorado a millones de personas a lo largo de su historia. Cuenta con múltiples artistas que lo han llevado por todo el mundo, convirtiéndose en fuente de inspiración y arte.

Si estás a punto de entrar en un espectáculo flamenco en Sevilla, quizá quieras saber algo más sobre las categorías existentes dentro de este género.

En el caso de la seguiriya, es uno de los palos con más trayectoria. Es un referente a la hora de realizar el cante jondo. Se caracteriza por tener un tono dramático y es la base de muchos cantes y bailes que se llevan a cabo en la actualidad.

Es uno de las formas más puras de flamenco. Pero como en muchos aspectos de este género, la seguiriya es de origen incierto. Ya en el siglo XVIII se conocen las primeras referencias de ella en Sevilla y Cádiz, así como también en otros lugares como Jerez.

Expertos como los profesionales del Tablao los Gallos afirman que tiene un carácter sombrío, lo cual hace que apenas tenga letra y se de en ella mucho quejío. Afirman que para poder saber ante qué palo nos encontramos es necesario conocer cuantas «ayes» tiene al cantar.

Este carácter oscuro proviene de la creencia de que la seguiriya proviene de las plañideras. Estas serían mujeres que estaban contratadas para cantar en velatorios. La muerte suele ser un tema bastante recurrente en este palo.

Al poder escucharlo en un espectáculo flamenco en Sevilla verás cómo es propio del cante jondo. Se trata de composiciones cuya letra se basa en el dolor y la pérdida. También caben otros sentimientos como el amor o la muerte.

Pese a que en su origen carecían de acompañamiento musical, actualmente se realizan junto a una guitarra. Pero es todo un reto para musicólogos e intérpretes debido a su ambiguedad en cuanto a estructura y a sus cambios de tonos. Esto hace que la seguiriya sea uno de los cantes de más difícil interpretación.

Síganos: